28/6/08

Mauricio en China

Mauricio Macri, jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, se va una semana a China donde, según se puede apreciar en la página oficial su agenda mezcla reuniones con funcionarios y actividades turístico-culturales, como por ejemplo, una visita a la Ciudad Prohibida. Ya sabemos que Macri, o "los Macri", con papá Franco a la cabeza, siempre apuntaron al gigante asiático como mercado. Y que, desde que asumió en su cargo, Mauricio fomentó las buenas relaciones con los chinos en busca de inversiones.
Es probable que este viaje -del 30 de junio al 7 de julio- haya sido programado desde hace mucho tiempo y que por cuestiones de diplomacia, no se haya podido posponer. Pero no deja de ser, al menos, curioso el momento en que se concretiza:
- en plena discusión por las retenciones, teniendo en cuenta que se lo considera como una de las caras visibles -o no tanto- de la oposición, y que tiene sus propios legisladores metidos en la pelea;
- justo en la semana que se supone será "definitoria" en el Congreso; aunque podemos suponer que su Blackberry estallará cuando empiecen las discusiones en el recinto de Diputados y su gente tenga que reportar lo que pasa;
- y cuando los seguidores del gobierno K le pusieron de prepo siete carpas frente al Congreso de la Nación obviando cualquier formalidad de pedido que el gobierno Pro impone para cualquiera que quiera irrumpir en el espacio público (que dicho sea de paso, es público, no "pertenece" a nadie más que a los ciudadanos). Carpas que además, por el momento, fueron avaladas por jueces porteños que son adeptos de la línea K.
¿No podría haber enviado de viaje de negocios a la vicejefa o a su jefe de gabinete? ¿Acaso ni Gabriela Michetti no mostró ser una eficaz traductora del pensamiento Pro, con bastante oratoria? Y Horacio Rodriguez Larreta, que tiene aspiraciones presidenciales, ¿tampoco servía para estos menesteres? ¿ O es que Mauricio prefiere que ellos se queden atajando las prevendas políticas en la agitada Buenos Aires?
Lo cierto es que, ninguneado al menos en las formas por los modales K, Mauricio se va. Y bien lejos. Pero no va solo. Invitó en su derrotero a varios periodistas. Entre ellos, al editor jefe de la sección Ciudad del medio que vende más diarios en el país que hasta o hace mucho tenía orden de caerle duro a Macri; también viajó la enviada especial del otro diario más vendido y la comitiva periodística suma a otro profesional de perfil.
¿Quién paga los gastos de estas invitaciones de prensa?
Como siempre... esto no resiste.

1 comentario:

c. alexander dijo...

También va una periodista de La Nación, algunos funcionarios y... ¡Malala!, la novia de Macri. Más allá de la oportunidad o no de este viaje o de los acompañantes, lo que sí es terrible es que después de seis meses de gestión (y pese a que tuvo seis meses previos para prepararla), su gestión sigue paralizada. No pasa nada. Sólo palabras y palabras. Iban a arreglar las escuelas y hasta pegan afiches diciendo que lo hicieron, pero no. Iban a correr a los corruptos, y ahora reaccionan ante lo del botánico después de una cámara oculta, cuando lo cierto es que todas las productoras saben que para hacer rodajes en el parque Tres de Febrero, el Parque de la Ciudad, la Reserva Ecológica etc, etc, no hay que hacer el trámite oficial sino pagarle a los corruptos personajes que manejan esos lugares. Y eso por no mencionar la calamitosa intervención de la OBSBA, etc, etc.